Defensor del Pueblo participó en la presentación del Informe Anual de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos sobre Colombia

Defensoría del Pueblo: Defensor del Pueblo, Carlos Negret, durante la presentación del Informe Anual de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos sobre Colombia para el año 2018.
Defensor del Pueblo, Carlos Negret, durante la presentación del Informe Anual de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos sobre Colombia para el año 2018.

“El contenido del informe, sin lugar a dudas, refleja el invaluable trabajo que la Oficina de la Alta Comisionada hace por el país, a través de un trabajo constante con las comunidades desde los territorios, las autoridades estatales y la comunidad internacional, para promover acciones encaminadas a la realización de los derechos humanos”. Así lo expresó Carlos Negret, en su calidad de Defensor del Pueblo y Presidente de la GANHRI, durante la presentación del Informe Anual de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos sobre Colombia, correspondiente al año 2018.

“El informe es un espejo que debemos observar con detenimiento, conciencia y sin vanidades para mejorar la situación de derechos humanos en nuestro país”, agregó Negret Mosquera, al tiempo que reconoció la importancia de que la Oficina de la Alta Comisionada continúe observando y monitoreando la situación de violencia en el territorio colombiano, especialmente la que se ejerce en contra de las personas defensoras de derechos humanos.

En ese sentido, destacó el valor de la presencia en Colombia de este organismo, al cual ve como un socio fundamental en la tarea de velar por la promoción, divulgación y ejercicio de los derechos humanos.

También señaló que para que haya paz en Colombia se deben garantizar condiciones mínimas de vida digna para los campesinos, indígenas y afrodescendientes, quienes han sido las principales víctimas de la guerra generada por los negocios ilegales de la coca y la minería.

“El Estado debe arrebatarle a los violentos el control que ejercen sobre ciertas zonas del país, no solamente mediante la represión de la fuerza pública, sino principalmente llevando la oferta social e impulsando políticas ambiciosas para sacar de la miseria y la pobreza a estas comunidades”, agregó.

“Tenemos que buscar la dignidad, sin dignidad no hay respeto y sin respeto no habrá derechos humanos”, dijo.

Por último, recordó que durante la Asamblea General Anual de la GANHRI realizada en Ginebra (Suiza) propuso la creación de un observatorio global sobre corrupción, una causa de las principales violaciones a los derechos humanos, con el fin de recomendarle a los diferentes Estados políticas para enfrentar de manera efectiva este flagelo.

En la presentación del informe, realizada este jueves 14 de marzo en Bogotá, también participaron Alberto Brunori, Representante del Alto Comisionado de la ONU en Colombia; Patricia Llombart, Embajadora de la Unión Europea en Colombia; Martín Santiago, Coordinador Residente y Humanitario de la ONU en Colombia y Francisco Roberto Barbosa, Consejero Presidencial para los Derechos Humanos y Asuntos Internacionales​.

(Ver Informe del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos sobre la situación de los derechos humanos en Colombia)