La bomba social que amenaza al Guaviare y al Meta

Tomado de: RCN Radio
Link: https://www.rcnradio.com/recomendado-del-editor/la-bomba-social-que-amenaza-al-guaviare-y-al-meta

Demoras en la verificación, identificaciones parciales y riesgo de reincidencia, lo más grave en la sustitución de cultivos.

 

Noe Alfonso Bonilla nació en la Vereda El Tigre, sobre el río Guayabero en el Guaviare y desde que tuvo conciencia ayudó en la siembra de coca en la parcela de sus papás. Tuvo dos razones poderosas para cambiar su modo de subsistencia.

“Dejé de cultivar coca principalmente porque no miraba una salida viable para mi familia. El ejemplo que le daba a mis hijos no era el mejor, pensé en no levantar a mi hijo en la forma en que me levanté yo, porque los insumos son dañinos, los químicos son malos y el ejemplo también”, dijo con orgullo.

Pero sus esfuerzos han sido inútiles, aunque ha cumplido con los elementos señalados por el Programa Nacional Integral de Sustitución de Cultivos Ilícitos, aún no ve un solo peso. Los equipos especiales de la ONU hacen parte del mecanismo de verificación, por eso habla de dicha entidad.

Lea también: La doble titulación que enfrenta a indígenas y campesinos, víctimas del conflicto

- La ONU vino, hizo lo que ella miró conveniente, donde no quiso ir no fue y se descartaron con la fácil: molestando al campesino de que no erradicó, o que hubo levantamiento parcial o que no hubo levantamiento

- ¿Y después?

- Después de eso hemos pasado los documentos que han pedido: declaración juramentada, fotocopias, fotos de los estados de los cultivos erradicados. Todo lo hemos pasado.

- Entró en el mundo de la tramitomanía.

- Básicamente y pues comprenderá que para el campesino es difícil porque a uno le dicen que pase un papel y uno tiene que buscar a alguien que escriba bien para que se lo redacte.

Su caso no es el único, durante un recorrido de la Defensoría del Pueblo por ocho zonas pobladas del Meta y Guaviare la advertencia de los campesinos y líderes se repitió decenas de veces.

Algunos aseguran que el exceso de protocolo hace que llegue tarde el mecanismo de verificación o no llegue. El temor del alcalde de Puerto Rico, Luis Alfonso Suárez, es que la gente tire la toalla.

“Puerto Rico hace un llamado a la opinión pública y es que nos den la mano ahorita que el pueblo no quiere sembrar más coca y casi que puedo decir tranquilamente que quienes están en la idea de sembrar coca no es porque quieren sino porque les toca para sobrevivir”, advirtió.

Habitantes como Jhon Moreno saben que a toda la zona de los ríos Guayabero, Ariari y Guaviare hay que pararle bolas, porque por ahí se ha movido siempre mucha droga

“Estamos en la parte sur del departamento del Meta y en la parte norte del departamento del Guaviare y de una u otra manera esto es un corredor estratégico para los ilegales, principalmente de estupefacientes”, dijo.

Jorge Camargo, delegado para asuntos de la Defensoría del Pueblo advirtió de Puerto Rico que de 1254 acuerdos individuales firmados solo se ha cumplido un 48% y hay 424 acuerdos suspendidos.

“Aquí no hay presencia de la Agencia nacional de Tierras, por ejemplo, ni del Alto Comisionado para el Post Conflicto directamente, entonces ellos tiene que acudir a Villavicencio o a Bogotá para poder solucionar sus problemáticas o esperar las verificaciones que hace la ONU, que son los encargados”, advirtió.

Agregó que “Eso quita tiempo y se están viendo sin medios ya para subsistir y esto los está abocando a, o que vuelvan lamentablemente de nuevo al tema del cultivo, o que vayan a las ciudades a engrosar los cinturones de miseria”.

¿Recuerdan a Noe, quien dejó el cultivo para enseñarle a su hijo otra forma de subsistir? asegura que cuando sembraba coca también tenía que pedir fiado, pero pasaba menos penurias que hoy en día con los incumplimientos a la sustitución el no volverá a la coca pero advierte que otros sí.

- ¿Qué tanto se gana con la coca?

- La verdad la verdad comprar cosas… no, mantuve a mi familia, le compre la ropita, mantuve la remesa, pagaba a los obreros, pagaba los insumos y volvía a pedir fiado.

- ¿Los demás campesinos están pensando en volver a la coca?.

- De 20 cocaleros, yo le digo 19, porque realmente es dificil sobrevivir sin apoyo del Gobierno, sin plata y sin coca.

Todos los campesinos y todas las autoridades locales consultadas son conscientes de que la sustitución de cultivos es algo así como el corazón del post conflicto y temen que ese proyecto vital para la bases sociales del campo fracase.