A A Centro de Relevo Magic Jaws

Defensoría constató impactante panorama de minería ilegal en el Chocó

   

Tal como lo había advertido desde junio de 2014, la Defensoría del Pueblo comprobó una vez más los devastadores efectos de la minería ilegal en el departamento del Chocó, donde la Corte Constitucional alertó sobre la muerte de 37 niños, presuntamente asociada a la contaminación por mercurio como consecuencia de esta actividad.

Funcionarios de la Defensoría Delegada de las Minorías Étnicas, y la Delegada para los Derechos Colectivos, acompañaron a los magistrados del alto tribunal durante una visita de inspección a varios sectores ubicados sobre la margen del río Quito, donde la intervención de draga, retroexcavadoras y otros elementos vienen ocasionando serios perjuicios para el medio ambiente.

Cabe recordar que la Defensoría había advertido sobre el impacto de la extracción aurífera en estas condiciones en localidades como Quibdó, Condoto, Lloró e Istmina. Los antecedentes planteados por la Entidad daban cuenta de las afectaciones en al menos ocho fuentes hídricas como el Atrato, San Juan, Andágueda, Bebaramá y Dagua, entre otros.

A propósito de la preocupación de la Corte Constitucional respecto al tema de infancia, la comisión independiente del ombudsman había señalado en su momento que la exposición permanente del ser humano a los químicos utilizados por la minería ilegal deriva en situaciones como la diarrea, edemas pulmonares, dermatitis, fracaso reproductivo y malformaciones genéticas.

Como resultado de las primeras visitas realizadas por la Defensoria a Chocó, se constató la muerte de tres niños indígenas en las comunidades de Buenavista, Bajogrande y Quiparadó, precisamente por la contaminación de los ríos a propósito de este fenómeno enquistado en varios regiones del país.

La institución realizará nuevas visitas y estará atenta a las disposiciones de la justicia, y muy especialmente de la corte constitucional, a fin de auditar la labor de las autoridades y territoriales concernidas, y reclamar la garantía de los derechos fundamentales para las poblaciones más golpeadas por este flagelo.