Sin agua no habrá paz duradera

Defensoría del Pueblo:

El Día Mundial del Agua se celebra para resaltar la importancia del agua dulce y la defensa de la gestión sostenible de este recurso. El agua está indisolublemente relacionada con la vida en el planeta, tanto del ser humano como de todas las demás especies cuya subsistencia y salud depende de este recurso vital e irremplazable.

En la celebración del Día Mundial del Agua, la Defensoría del Pueblo hizo un llamado para que las políticas públicas recojan los elementos dados por la Observación General No. 15 del Pacto de Derechos Económicos, Sociales y Culturales sobre este derecho.

Además resaltó que el Acuerdo Final de Paz le da protagonismo a la protección del agua, con un llamado a realizar una zonificación ambiental que delimite la frontera agrícola y caracterice el uso de las áreas que deben tener un manejo ambiental especial como cuencas, páramos, humedales y demás fuentes, para proteger la biodiversidad y el derecho progresivo al agua. Así mismo, este Acuerdo se refiere a la necesidad de ejecutar un Plan Nacional de Construcción y Mejoramiento de la Vivienda Social Rural, que provea soluciones tecnológicas para garantizar el acceso al agua potable, el manejo de aguas residuales y la promoción de prácticas adecuadas para su uso.

Agua para el futuro

La Defensoría, en su función de promover los derechos humanos, hace un enérgico llamado a las entidades, organizaciones y comunidad en general sobre la “conciencia que debemos tener en la gestión sostenible y buen uso de ese recurso, atendiendo los llamados expresados por la comunidad internacional”, expresó Eugenia Ponce de León, Delegada para los Derechos Colectivos y del Ambiente, quien agregó que “el agua es soporte de otros derechos humanos como la salud, la alimentación, la vivienda adecuada, la salubridad, derechos que impactan en la vida digna de una población”.

La afectación de las fuentes hídricas puede ser irreversible, con la consecuente pérdida de esos servicios ecosistémicos que son soporte de todas las formas de vida en el planeta y la destrucción de conocimientos y prácticas tradicionales de grupos étnicos y campesinos depositarios de una rica herencia cultural.

Cada año la ONU escoge una temática para enfocar los esfuerzos de los países en esta celebración, siendo el tema de este año la importancia de reducir, tratar y en lo posible reutilizar y reciclar las aguas residuales[1], para bajar la presión sobre los limitados recursos hídricos del planeta, muchos de los cuales se encuentran contaminados o sobreexplotados, lo que afecta la posibilidad de abastecimiento a una población creciente.

Por ello, la nueva Agenda Mundial para el Desarrollo Sostenible (2015) considera en su Objetivo 6, la necesidad de garantizar la disponibilidad de agua y el saneamiento para todos. Este objetico, tiene entre sus metas que de aquí al año 2030 se logre el acceso universal y equitativo al agua potable a un precio asequible para todos; se aumente considerablemente el uso eficiente de los recursos hídricos en todos los sectores y se asegure la sostenibilidad de la extracción y el abastecimiento de agua dulce para hacer frente a su escasez y reducir considerablemente el número de personas que sufren falta de agua, así como alcanzar el acceso a servicios de saneamiento e higiene adecuados para todos. Además de aquí al año 2020, se deben proteger los ecosistemas relacionados con el agua (bosques, montañas, humedales y acuíferos) y fortalecer la participación de las comunidades locales en la mejora de la gestión del agua y el saneamiento, entre otras metas.

Estas no son acciones suntuarias que pueden esperar, constituyen prioridades entrelazadas a las condiciones de vida digna de la población, por lo que su atención no se puede aplazar, como no puede aplazar la lucha contra el hambre, la enfermedad y la pobreza, que dependen en gran medida de esta relación estrecha con el acceso, la disponibilidad y la calidad del agua.


[1] El Decreto 3930 de 2010 define aguas servidas como residuos líquidos provenientes del uso doméstico, comercial e industrial (art. 3) 

Defensoría del Pueblo Colombia

Dirección: Cra. 9 No 16- 21- Bogotá
Bogotá - Colombia:
Código Postal: 110231
Teléfono PBX: (57) (1) 314 73 00
avisoNotificaciones judiciales

Redes sociales

Bureau Veritas
@2003 - 2017 Defensoría del Pueblo Colombia - 3.0 - Condiciones de USO