“A pesar de la violencia, el pueblo de Juradó es fuerte y no se desanima”: Defensor del Pueblo

: Llegada fluvial desde Nuquí hasta el municipio de Juradó, en el norte del Chocó.
Llegada fluvial desde Nuquí hasta el municipio de Juradó, en el norte del Chocó.


En el segundo día de la misión humanitaria por el Pacífico chocoano, el Defensor del Pueblo, Carlos Negret, llegó hasta el municipio de Juradó —zona limítrofe con Panamá en el Chocó— donde el reclutamiento de niños, niñas y adolescentes por parte de grupos armados ilegales se constituye como el problema más grave que está afectando a la población, particularmente a las comunidades afro e indígenas.

Líderes sociales denunciaron que los grupos armados ilegales se han llevado a varios menores de edad, en medio de una práctica generalizada que se ha extendido a zonas aledañas a las instituciones educativas. Señalaron que los menores son especialmente vulnerables para ser reclutados por estructuras del ELN o de las Autodefensas Gaitanistas de Colombia, debido a las difíciles circunstancias sociales que prevalecen en la zona, como son la falta de educación y de trabajo.

Por eso, el Defensor del Pueblo, Carlos Negret, se reunió con cabildos indígenas de Dos Bocas, quienes manifestaron su preocupación por los desplazamientos forzados y otras afectaciones para la comunidad que han provocado los combates entre grupos armados ilegales.

Posteriormente, se reunió con representantes de la comunidad, autoridades civiles, policiales y militares de Juradó para analizar las problemáticas de orden público y social, que afectan a los habitantes de esta zona del norte chocoano.

Además del reclutamiento de menores y el desplazamiento forzado, en Juradó no hay comida y las condiciones para el transporte de alimentos son precarias. Los mercados deben ser transportados por barco desde Buenaventura, lo que aumenta los costos, y en otras ocasiones sencillamente no llegan, porque hay desabastecimiento por épocas. Tampoco hay vías terrestres adecuadas, la prestación del servicio de salud es deficiente, especialmente para los adultos mayores, y el centro médico no cuenta con las condiciones mínimas para garantizar una atención oportuna y de calidad. Además, el aumento del consumo de sustancias sicoactivas por parte de los jóvenes se está convirtiendo en un problema social en el municipio. 

VER GALERÍA FOTOGRÁFICA

@2003 - 2020 Defensoría del Pueblo Colombia - 3.0 - .Condiciones de USO