Jornada electoral se desarrolla con normalidad, aunque el principal ‘lunar’ es la suspensión temporal de las elecciones en Ricaurte (Nariño) por falta de garantías

Jornada electoral se desarrolla con normalidad, aunque el principal ‘lunar’ es la suspensión temporal de las elecciones en Ricaurte (Nariño) por falta de garantías

  • Dom, 29 oct 2023

Jornada electoral se desarrolla con normalidad, aunque el principal ‘lunar’ es la suspensión temporal de las elecciones en Ricaurte (Nariño) por falta de garantías

Defensoría del Pueblo presenta primer balance del desarrollo de la jornada electoral, donde recoge la información de sus 42 regionales.

Hacarí (Norte de Santander), San Jacinto del Cauca y San Fernando (Bolívar), Manzanares (Caldas), Argelia (Cauca), San Martín (Meta), Yondó (Antioquia) y Santiago (Putumayo) son poblaciones donde, según el primer reporte de la Defensoría del Pueblo sobre el desarrollo de los comicios regionales, han sido registrados hechos que podrían alterar la jornada. Todos fueron advertidos con algún tipo de riesgo en la Alerta Temprana 030, emitida en agosto pasado.  

Comunicado 404/ Bogotá, 29 de octubre de 2023 (@DefensoriaCol). La Defensoría del Pueblo, en su primer balance sobre el desarrollo de las elecciones territoriales, reporta que en Ricaurte, en el departamento de Nariño, las elecciones están suspendidas temporalmente por la falta de garantías de seguridad que reclaman las comunidades en ese municipio nariñense.

“Este municipio está definido con riesgo extremo en nuestra Alerta Temprana 030, por cuenta del accionar en esa región del país de la guerrilla del ELN y la autodenominada Segunda Marquetalia, grupo disidente de las Farc”, señala el Defensor del Pueblo, Carlos Camargo Assis. 

En Hacarí, Norte de Santander, en las veredas La Horqueta y Agua Blanca, miembros del ELN no dejan transitar a sufragantes del partido del candidato Numar Yesid Pérez. En San Jacinto del Cauca, sur del departamento de Bolívar, se reporta intimidación de las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC) a los electores.

En San Fernando, también en Bolívar, grupos armados al margen de la ley incendiaron la finca del alcalde de ese municipio y agredieron a los trabajadores del predio, ubicado en el corregimiento Chilloa de Margarita.

En Manzanares, Caldas, fue reportada una convocatoria a consejo de seguridad debido a presuntas amenazas contra el candidato del Partido Conservador, Jorge Enrique Botero. En Argelia, Cauca, por lo que sería falta de organización en temas de seguridad y logística, se ha presentado congestión en la cabecera municipal, concretamente en la Institución Educativa Gabriel García Márquez, donde la comunidad ha protestado por la gran cantidad de votantes y la poca preparación para los comicios; se corre el riesgo de una posible alteración de orden público.

En San Martín, Meta, fue detenido un hombre que viajaba en un vehículo de la Unidad Nacional de Protección (UNP) con más 45 millones de pesos y publicidad política de Luis Alfredo Ramírez, candidato a la alcaldía de esa población llanera.

En Yondó, en el departamento de Antioquia, antes del inicio de las elecciones territoriales, fue confirmada la captura de Fabián Echavarría Rangel, alcalde del municipio, con 150 millones de pesos, material electoral y cuatro armas largas. 

En el colegio Ciudad Santiago, departamento del Putumayo, fueron destruidas 18 mesas de votación, con el argumento de que había tarjetones previamente marcados.

“Todos estos municipios fueron advertidos en nuestra Alerta 030 en agosto anterior. Dados estos infortunados sucesos, reiteramos nuestro llamado a los ciudadanos y a los dirigentes de los partidos políticos a respetar los resultados que entreguen las autoridades electorales. También los instamos a, de ninguna manera, convoquen a desórdenes, movilizaciones o disturbios que puedan empañar esta fiesta democrática”, es la invitación del Defensor del Pueblo de los colombianos. 

La entidad nacional de derechos humanos, pese a lo que ha sucedido en algunas regiones, valora el trabajo de la institucionalidad del Estado, de manera particular, de la fuerza pública, que ha volcado esfuerzos para garantizar el inicio y desarrollo de la jornada con normalidad.